Presentación
Presentación
1.-Regina
II.- El portero y el verso
III.- ¡Secuestro!
IV.-El anticuario y el mar
V.-De la inferioridad de las mujeres
VI.- El dolor de la Conquista
VII.-EN PREPARACION
Imagen
Novela de Augusto Cèsar
La presente es una novela que irá apareciendo por capítulos y que cuenta cómo se entrelaza la historia de tres mujeres con una profecía maya.
Dos de las tres mujeres pertenecen a la vida real y mucho de sus vidas está novelado en estos textos, lo cual no implica que el autor se de a la tarea de también utilizar elementos de su imaginación y/o ficción literaria.
El texto está dedicado a otras mujeres de la vida real y a los veinte abuelos ancestrales, los nahuales de la Cosmovisión Maya. Estas mujeres a las que está dedicado el texto han sido esenciales en la vida del autor: Ligia y Patricia le han abierto el portal de la Filosofía profunda; Mara el de los ciclos eternos con su va y ven de los ritmos y Amalia, sacerdotiza Maya fue utilizada para que Augusto César viera cómo se prende el fuego sagrado para entrar en contacto con los dioses.
Según César, las mujeres han sido a través de todos los tiempos idealizadas porque su género es lo mejor de la creación universal, razón por la cual históricamente el mal las ha perseguido. De hecho el autor ha considerado siempre importante en su vida el intercambiarla en convivencia y trabajo con mujeres, de las cuales se siente orgulloso desde siempre, lo cual se perfila desde la relación infantil con su señora madre hasta ahora que es considerado una de las celebridades de Guatemala.
La Profecía Maya que aquí se presenta es ficticia pero en su esencia marca la divinidad de lo femenimo en sus aspectos más profundos. Blanca, Irina y Lili, son tres mujeres que en la vida de Augusto César aparecen como interesantes, personajes de novela para esa idealización. Como el escritor no inventa nada nuevo, esas tres mujeres pueden existir siempre de acuerdo a la Ley de los Ciclos. Lili Palomo aún vive y se dedica a la realización y promoción de las Artes Plásticas pero puede volver a vivir, según Augusto César, en cualquier tiempo y espacio permitido para la manifestación humana.
Irina, ya fallecida, es considerada por Augusto César la musa de su generación ya que inspiró en su momento a seguir adelante a escritores, poetas, teatristas y científicos que ahora descollan dentro del ámbito nacional guatemalteco.
Blanca es ficticia y pertenece a la imaginación del autor. Irina y Lili, ciudadanas del mundo, de alguna manera se han dedicado en vida a la promoción de las raíces americanas y sobretodo de los valores de la cultura Maya que dicho sea de paso le da lugar preferente a la mujer dentro de la creación universal.
Disfruten los lectores de todas partes del mundo estos textos y compartan la gloria de las mujeres entrelazada con la de un pueblo que poco a poco verá resurgir de las cenizas el esplendor que ha hecho de Mesoamèrica el área civilizativa más grandes de todos los tiempos.
Atentamente

SolunaE,los editores
artistas.humanistas@yahoo.es
Para contactar con el autor escribir a este correo directamente del suyo.